lunes, 16 de octubre de 2017

Domingo XXIX del tiempo ordinario, ciclo A - Mt 22,15-21

La escena que nos presenta el evangelio de este domingo no es inocente. La pregunta que hacen a Jesús sobre el pago del impuesto a Roma no busca la verdad sino comprometer a Jesús. Por eso Jesús les llama hipócritas. Cuanta hipocresía puede haber en nuestras preguntas e incluso en nuestras actitudes, cuando no buscamos la verdad y el bien sino el hundir, el ridiculizar al que tenemos enfrente, al que consideramos nuestro adversario. Jesús no soporta estas actitudes. Esta forma de actuar no es de los que dan «a Dios lo que es de Dios»

La respuesta de Jesús está en esta línea. Aquellos que le interpelan no les repugna llevar en el bolsillo monedas con la efigie del emperador, lo que facilita la réplica de Jesús: «pagad al César lo que es del César». Pero lo nuclear de la respuesta de Jesús está en la segunda parte: «a Dios lo que es de Dios». Nuestras vidas llevan grabadas la  imagen de Dios, y nuestra existencia ha de ser una respuesta a esta realidad. Le debemos a Dios la existencia, el sentido de nuestra vida, el amor entrañable que derrama sobre todos y cada uno de nosotros cada día, el don precioso de la fe, la salvación otorgada en Jesús, el reconocernos y ser hijos e hijas de Dios y, por tanto, hermanos de toda la humanidad… Dar a Dios lo que es de Dios es entrar en una dinámica bien distinta de la actitud hipócrita, que no busca ni la verdad ni el bien; es unirse a la forma de ser de Jesús y a su mensaje que acoge a todos.

lunes, 9 de octubre de 2017

Domingo XXVIII del tiempo ordinario, ciclo A - Mt 22,1-14

Otra imagen bíblica habitual, junto con la de la viña, que hemos visto en los domingos anteriores, es la de un banquete. De hecho la otra vida es imaginada como un gran banquete. Y Jesús, en la parábola de hoy, se hace eco de esta imagen para explicar diversas actitudes ante la invitación a participar del reino de Dios, del banquete del reino. El pueblo de Dios rechaza la llamada del Padre a participar del convite de la vida y del amor, el banquete de las bodas del Hijo. Los invitados conocían –como nosotros y nosotras– lo que significa este banquete pero «no quieren ir», prefieren marchar a «sus tierras y a sus negocios». La llamada de Dios no tiene respuesta en sus vidas. No se toman, no nos tomamos, en serio a Dios ni a su llamada a construir un mundo más fraterno, en el que todos/as nos podemos sentar en la misma mesa. 

Pero la llamada es universal y los enviados han de invitar a todo el que encuentren por el camino y en los cruces de los caminos, «buenos y malos». Todos y todas son llamados a participar de este banquete. Aunque esto significa el estar dispuesto a responder a esta llamada, a vestirse el «traje de fiesta», a participar del «banquete del reino» en el que nadie es excluido, donde todos y todas han de empeñarse en hacerlo posible.

martes, 3 de octubre de 2017

Domingo XXVII del tiempo ordinario, ciclo A - Mt 21,33-43

Hoy vuelve a aparecer el tema de la viña como imagen del pueblo de Dios. Esta viña es objeto del amor y de los cuidados de su «propietario», que es el mismo Dios. Pero aquellos que tienen el encargo de mantener la solicitud por el pueblo de Dios son presentados en la parábola como egoístas y ávidos de poder, de manera que no se detienen incluso ante el asesinato. Jesús se está refiriendo a tantas situaciones históricas en las que los enviados de Dios, los profetas, aquellos que proclaman la Palabra de Dios no son bien acogidos por los que detentan el poder, cualquier forma de poder. La fidelidad de estos mensajeros del plan salvífico divino les lleva a arriesgar incluso su integridad física. La muerte de Jesús, el Hijo, es consecuencia de su forma de vivir y del mensaje que predica.

Cuántos hombres y cuántas mujeres, también hoy, arriesgan su vida por ser fieles a la «buena noticia» de Jesús, por proclamar los valores del Reino, por defender los derechos de los más pobres y los más débiles. Cuantas voces proféticas, también hoy, quieren ser silenciadas, porque estorban, porque no se dejan domesticar.

No se puede exigir a todos actitudes heroicas, pero sí el reconocer estas voces que nos recuerdan que las cosas pueden cambiar, que es posible un mundo más justo, que el plan de Dios es el bien de la humanidad, que el mensaje de Jesús sigue vivo, que valió la pena su muerte, que su resurrección es la garantía de que Dios Padre avaló, sigue avalando, su mensaje.

lunes, 25 de septiembre de 2017

Domingo XXVI del tiempo ordinario, ciclo A - Mt 21,28-32

Continuamos con el tema de la viña, que ya apareció el domingo pasado, símbolo del pueblo de Dios. Hoy es un padre quien envía a sus dos hijos, primero a uno y después al otro, a trabajar en su viña.

La narración fija la atención en los dos hijos como dos formas contrapuestas de responder a la llamada de Dios. Curiosamente el primer vástago (el primogénito) representa a los judíos «fieles», incluyendo a los representantes religiosos de la época (sumos sacerdotes y ancianos) que con la boca dicen que «sí», pero a la hora de la verdad es que «no».

El segundo hijo –según palabras de Jesús– está significado en «los publicanos y las prostitutas», aquellos y aquellas que con su estilo de vida parece que dicen «no», pero que acaba en un «sí», porque saben acoger el perdón y el amor gratuitos de Dios, que les ofrece Jesús.

Los excluidos por la sociedad y por la religión pasarán delante de los aparentemente justos y religiosos en el reino de Dios, afirma Jesús. El mensaje de Jesús no es excluyente, no cambia unos excluidos por otros. Todo lo contrario, es inclusivo. Jesús enseña que Dios ama a todas y a todos como un Padre amoroso e invita a todos los que le escuchan a unirse a este amor que no conoce acepción de personas y que, en muchas ocasiones, depara sorpresas: el «sí» de quien menos pensábamos.

martes, 19 de septiembre de 2017

Domingo XXV del tiempo ordinario, ciclo A - Mt 20,1-16

Una lectura superficial del evangelio de este domingo nos puede hacer pensar que el propietario de la viña, en la parábola de Jesús, es alguien que está haciendo un agravio comparativo a los trabajadores que se afanan todo el día frente a los que sólo trabajan una hora. Pero esto es sólo fruto de una lectura descontextualizada y pueril. Jesús no está hablando de trabajo y de sueldos. Está utilizando una imagen habitual entre sus interlocutores inmediatos, campesinos de Galilea, para expresar una realidad mucho más profunda: cómo actúa Dios con los seres humanos, con nosotros y nosotras, cómo dispensa su generosidad.

Dios desea ardientemente que nos acerquemos a su Palabra, a la «buena noticia» del Reino, a su amor incondicional, que nos sintamos pueblo de Dios (la viña es símbolo de Israel), y para Él el cuándo no tiene gran importancia; el tiempo es algo relativo. El «pago» que nos tiene reservado siempre es el mismo para todas y todos: el amor infinito, la felicidad plena, simbolizado en ese «denario» que era el jornal que habitualmente se cobraba por un día de trabajo, y que se recibía con gran alegría después de la dureza de la jornada.

Pero aún subraya una idea más: la preferencia por los últimos, éstos serán los primeros en el reino de Dios. Los criterios de prioridad de Jesús poco o nada tienen que ver con los cánones de este mundo, donde prevalecen los ricos y poderosos.

jueves, 14 de septiembre de 2017

Domingo XXIV del tiempo ordinario, ciclo A - Mt 18,21-35

Continuamos con el «discurso eclesial» iniciado el domingo pasado. El evangelio de hoy trata el tema del perdón: ¿cuántas veces hemos de estar dispuestos a perdonar?; ¿hasta dónde ha de llegar el perdón?

Las respuestas a estos interrogantes son respondidas a través de un diálogo entre Pedro y Jesús y una parábola ilustrativa. Jesús afirmará que no hay límites para el perdón: sus seguidores han de estar dispuestos a perdonar todo y siempre, sin ninguna excepción, sin ninguna limitación: «hasta setenta veces siete». La verdad es que lo que nos pide el Maestro no es nada fácil, pero no hay otro camino posible para la comunidad eclesial.

La parábola nos introduce en una realidad más profunda. Dios nos ha perdonado tanto, nos perdona tanto que nuestro perdón comparado con el suyo es ínfimo, microscópico. Es como comparar un millón de euros con un céntimo. No tenemos excusas posibles para el perdón, incluso para el más difícil: «perdona nuestras ofensas como nosotros perdonamos a los que nos ofenden» Jesús nos pide estar siempre dispuestos a perdonar si queremos acceder al perdón de Dios.

lunes, 11 de septiembre de 2017

La Exaltación de la Santa Cruz - Jn 3,13-17

La cruz, signo de ignominia, en Jesús se convierte en símbolo de salvación, en realidad liberadora. La forma de actuar de Dios no es la de la condenación, sino la de dar vida. El Dios de Jesús es el Dios de la vida. Y la cruz de Jesús es sinónimo de vida sin fin, de vida eterna.

Este jueves celebramos la «Exaltación de la Santa Cruz», es decir que la cruz de Jesucristo ha sido encumbrada, ennoblecida, santificada; algo que originalmente era juzgado como signo de la maldición de Dios. Y es que la cruz, en Jesús, se ha convertido en la mayor prueba del amor de Dios al ser humano. Dios quiere que vivamos, que seamos felices, que nuestra vida tenga sentido, que pregustemos la eternidad ya aquí, en nuestra existencia cotidiana.

La «buena noticia» de Jesús para los pobres, los excluidos, los enfermos…, para todos y todas tiene su fase álgida en la cruz. Y es que el fracaso se convierte en esperanza, la desesperación en confianza, la muerte en resurrección, en vida. Dios Padre está del lado de Jesús, su Hijo. Su causa no ha fracasado. La exaltación de la cruz significa la elevación de todo lo pequeño, inútil o despreciable, según el mundo. Dios es un Dios de vida.

lunes, 4 de septiembre de 2017

Domingo XXIII del tiempo ordinario, ciclo A - Mt 18,15-20

Tanto la primera lectura, del profeta Ezequiel, como el evangelio de hoy señalan la responsabilidad del creyente ante el pecado del hermano o hermana, ante su debilidad. La fidelidad a la Palabra de Dios, al evangelio de Jesús, exige una preocupación exquisita por el prójimo. Pablo, en la carta a los romanos (segunda lectura), afirmará que el amor es la única deuda que debemos tener con los demás, ya que amando se cumplen todos los mandamientos.

El texto del evangelio pertenece al llamado «discurso eclesial», en el que se subraya las exigencias del perdón y del amor en la comunidad cristiana. Lo importante es que el hermano o la hermana no se pierda, aunque haya sido infiel, incluso gravemente. El proceso es de una delicadeza exquisita, primero exhortándolo/a a solas, en secreto; no criticándolo/a ni pública ni siquiera interiormente. El resto del proceso busca ayudarlo/a, no condenarlo/a. Aunque no siempre es posible: el otro, la otra son seres libres y hemos de respetar su libertad, aunque se equivoque.

Pero no puedo quedarme tranquilo/a si el/la hermano/a se pierde. Respetaré siempre su libertad, pero me uniré en oración comunitaria por el hermano o la hermana, para que Dios «toque» su corazón y sea consciente de su error. El amor es la medida de las relaciones comunitarias.

martes, 29 de agosto de 2017

Domingo XXII del tiempo ordinario, ciclo A - Mt 16,21-27

Aunque la respuesta de Pedro sobre la identidad de Jesús es la correcta (evangelio del domingo pasado), su comprensión de la misma deja mucho que desear. Jesús les anuncia el final violento de su vida, lo que ha de padecer y cómo morirá ejecutado, aunque también les anticipa su resurrección; es la consecuencia previsible de su vida y de su predicación. Pero Pedro no está dispuesto a aceptar esa realidad, intenta apartar a Jesús de este destino. No entiende que ese final está unido indisolublemente a la forma de ser de Jesús, a su mesianismo que poco antes ha proclamado, a su estilo de vida. 

Buscar seguridades, tranquilidad, no complicarse la vida, no «molestar» a los poderosos, dejar de predicar la «Buena noticia» del Reino, renunciar a proclamar el amor de Dios a los pobres, enfermos, pecadores, prostitutas y gente de mala de vida, significaría abandonar todo aquello que da sentido a su vida, aunque esto signifique morir violentamente. Jesús está convencido, la experiencia lo enseña, que esta forma de vivir significa esa forma de morir, pero Dios-Padre está de su parte, esa es su esperanza y su convicción.

Nosotros somos más del estilo de Pedro. Nos gusta la vida fácil y tranquila, y cuando el evangelio de Jesús nos interpela, nos complica la existencia nos vienen las crisis. Nos falta estar convencidos que el estilo de Jesús vale la pena, que la vida tiene sentido cuando se gasta y se desgasta en vivir la radicalidad del Evangelio.

martes, 22 de agosto de 2017

Domingo XXI del tiempo ordinario, ciclo A - Mt 16,13-20

Jesús pregunta a sus discípulos sobre lo que la gente piensa de él. Curiosamente las respuestas. que recoge el evangelio dominical, todas son positivas, insuficientes, pero positivas. Sabemos, por otros pasajes, que todos no tenían una visión tan optimista de la persona y del mensaje de Jesús, sino no hubiese muerto en la cruz. Nos centraremos, no obstante, en las respuestas que nos narra el evangelio de hoy. Jesús es visto como un predicador de los últimos tiempos (Juan Bautista) o como un profeta que proclama la Palabra de Dios en tiempos difíciles (Elías, Jeremías, etc.). Y Jesús sí que es un profeta, sí que es un hombre extraordinario, pero es mucho más.

La respuesta que el narrador pone en boca de Pedro aclara el sentido profundo de la identidad de Jesús: «Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo» Jesús es la respuesta a las expectativas del pueblo de Dios, es el Mesías; pero las sobrepasa, es «el Hijo de Dios vivo». Jesús es la respuesta de Dios a la búsqueda de sentido de toda la Humanidad, es la revelación del amor de Dios a cada ser humano, es Dios que se quiere quedar con nosotros, que decide compartir nuestra condición vulnerable.

No debemos nunca despreciar las diversas respuestas que, también en nuestra época, hacen nuestros contemporáneos sobre la identidad de Jesús, aunque sean limitadas. Esas aproximaciones nos deben animar a predicar, a manifestar con nuestra vida que tienen razón, que Jesús es alguien excepcional, un auténtico transformador social, pero que es mucho más, es la respuesta de Dios a la Humanidad.

miércoles, 16 de agosto de 2017

Domingo XX del tiempo ordinario,ciclo A - Mt 15,21-28

El evangelio de este domingo nos habla de la fe de una mujer extranjera. Habitualmente los «modelos» de fe eran hombres judíos piadosos. Jesús no está atado a condicionamientos sociales, y nos muestra cómo el don más precioso que es la fe se hace presente en una mujer, que además es extranjera y, por tanto, llamada y considerada una «perra» por sus conciudadanos (los judíos llamaban «perros» despectivamente a los extranjeros y Jesús aprovechará esta circunstancia para demostrar el grave error de este criterio).

La oración de esta mujer se convierte en súplica, en grito desgarrador: «viene detrás gritando», en confianza plena en Jesús, en fe sencilla. Jesús no tiene más remedio que alabar públicamente la fe de esta mujer: «mujer, qué grande es tu fe», y escuchar su ruego, su demanda. La fe lo puede todo y no conoce diferencias de género, de raza o de cultura.

Esta mujer es presentada por el evangelista como modelo de creyente, de discípula, de oración confiada e insistente. Qué fácil es poner etiquetas a la gente, sobre todo a quien es diferente de nosotros. Nos podemos encontrar con auténticas sorpresas, como en el evangelio.

domingo, 13 de agosto de 2017

La Asunción de María, madre de Jesús - Lc 1,39-56

En la fiesta de la Asunción celebramos que María ha subido al cielo y desde allí intercede por todos y cada uno de nosotros y de nosotras. La primera carta de Pablo a los cristianos de Corinto (segunda lectura) nos recuerda que Cristo ha resucitado, que el es la primicia, el primero que como hombre disfruta ya de una vida que no tiene fin, donde la muerte es aniquilada. María –proclama la liturgia de este día– ya está gozando de esta realidad y, desde ella, sigue preocupándose y ocupándose de todos sus hijos e hijas, de cada ser humano.

El evangelio nos presenta a María visitando a su parienta Isabel, haciendo un largo viaje para ponerse a su servicio. Ha sabido por el anuncio del ángel que está embarazada de seis meses y corre a darle la enhorabuena, a alegrarse con ella, pero sobre todo a ayudarla, a atenderla en lo que necesite. María es una mujer servicial, atenta a las necesidades ajenas, y este papel sigue ejerciéndolo, de una forma amorosa.

Ella «canta», «proclama» las grandezas de Dios, un Dios que está del lado de los humildes, de los hambrientos, de los pobres. Un Dios amor: amor misericordioso, amor fiel. Por eso celebramos que desde el cielo sigue atenta a nuestras necesidades y nos muestra un Dios que rompe con muchos esquemas del mundo, con muchos modelos incluso religiosos: un Dios entrañable.

martes, 8 de agosto de 2017

Domingo XIX del tiempo ordinario, ciclo A - Mt 14,22-33

Después de la escena de la multiplicación de los panes y de los peces, el evangelista sitúa a Jesús –después de despedir a la gente– pasando la noche, solo, en oración. Para Jesús la plegaria es una necesidad vital; todo su obrar nace de su íntima relación con el Padre. No es que siempre esté rezando, pero necesita la frecuencia de la oración para hacer, para actuar, para ponerse al servicio de los demás.

La siguiente escena nos habla del miedo como la actitud contraria a la fe. El que tiene fe se fía, confía. Lo contrapuesto es el miedo, la falta de confianza, la desesperanza. Cuantos miedos externos y/o internos nos paralizan, nos dificultan, nos imposibilitan vivir y compartir la alegría de la «buena noticia» de Jesús. Miedo a los cambios, miedo a lo que piensen los demás, miedo a las dificultades, miedo a la sociedad, al mundo, miedo a un ambiente hostil, miedo al futuro, miedo a la libertad (la propia y la de los demás). Jesús nos ofrece su mano, nos anima: «no tengáis miedo».

La mujer y el hombre de fe se fían de Jesús, saben que la Iglesia, la sociedad, el mundo, la humanidad están en las manos de Dios y no pueden estar en mejores manos. Confían en que es el Espíritu Santo quien dirige la historia y que ésta sólo puede ir hacia adelante, hacia su destino definitivo. Y lo hacen desde una actitud profunda de oración, una oración que les compromete la existencia.

martes, 1 de agosto de 2017

Domingo de la Transfiguración del Señor - Mt 17,1-9

La narración de la escena de la Transfiguración intenta ser un bálsamo, un canto de esperanza en el camino de Jesús con sus discípulos hacia Jerusalén, lugar, como él les ha repetido en diversas ocasiones, donde será ejecutado. Es verdad que junto al anuncio de su pasión y muerte siempre les ha hablado de resurrección, pero ellos no terminan de entender todo esto.

La Transfiguración es un anticipo de la resurrección; es la constatación de que las palabras y los gestos de Jesús, la Buena Noticia del Reino, los valores de este Reino al que son invitados a construir y vivir su discipulado, la utopía de un mundo donde sea respetada la dignidad de todos… no son un fracaso de un soñador cualquiera. La Palabra de Dios, siempre viva y eficaz, lo avalan; ésta es representada por Moisés y Elías (la Torá y los profetas); Dios mismo lo certifica: «Éste es mi Hijo, el amado, mi predilecto. Escuchadlo» Pero antes es necesario pasar por la incomprensión, por el sufrimiento, por la cruz.

La vida cristiana a veces tiene también mucho de esto: la resurrección, un horizonte de claridad, de esperanza, de resurgimiento… sólo se da después de la cruz. Pero, ¡vale la pena!

miércoles, 26 de julio de 2017

Domingo XVII del tiempo ordinario, ciclo A - Mt 13,44-52

En este domingo continuamos escuchando en la «eucaristía dominical» las parábolas de Jesús que el evangelista Mateo concentra en el capítulo 13 de su evangelio.

Destaco dos de las tres que nos ofrece la liturgia, la del tesoro escondido y la de la perla de gran valor. Igual que las anteriores, comienzan con la expresión: «El reino de los cielos se parece…» Es fácil imaginarse la atención de los que escuchaban a Jesús cuando cuenta que uno que trabaja en el campo de otro –como la mayoría de ellos– encuentra de forma fortuita un tesoro; ¡que afortunado! pensarían todos, ¿quién estuviese en su lugar? Seguramente la generalidad haría algo parecido a lo que hizo el personaje de la narración: «va a vender todo lo que tiene y compra el campo» Venderían, sin pensárselo dos veces, sus escasos bienes, por conseguir el campo donde está el tesoro que acabará con todos sus quebraderos de cabeza. De forma similar ocurre con el comerciante de perlas finas –oficio que les queda algo más lejano, pero sí conocido por la mayoría– que al encontrar una perla de gran valor, exquisita, también vende todo por conseguir algo tan perfecto, tan excelente.

No podemos perder de vista el inicio de estas parábolas: el tesoro escondido y la perla de gran valor, los está comparando Jesús con el reino de los cielos, el reino de Dios. Este reino proclamado por Jesús es la gran oportunidad para todos: no es algo alienante; es capaz de saciar todas nuestras expectativas.

lunes, 24 de julio de 2017

Festividad de Santiago apóstol - Mt 20,20-28

Hoy celebramos la memoria de Santiago, hijo de Zebedeo, que junto a su hermano Juan eran conocidos como los hijos del trueno, por su carácter impetuoso. Fue el primero del grupo de los «Doce» que murió por amor a Jesús, alrededor del año 43 d.C., por mandato del rey Herodes (primera lectura).

En el evangelio escogido para su fiesta no es que queden muy bien parados Santiago y su hermano Juan. La petición que Mateo pone en boca de su madre y Marcos en la de ellos mismos no es de lo más edificante. Es una solicitud de poder, de prestigio, de mando. ¡Muy humano! Pero no cuadra con la buena noticia de Jesús: «No sabéis lo que pedís», les recriminará el Maestro.

Jesús les enseñará otro camino a ellos, al resto del grupo de los Doce y a toda la comunidad de discípulos y discípulas: «el que quiera ser grande entre vosotros, que sea vuestro servidor, y el que quiera ser primero entre vosotros, que sea vuestro esclavo» Quien tiene la misión de dirigir en la comunidad cristiana ha de estar dispuesto a servir, a ser esclavo de todas y de todos, a renunciar a cualquier parcela de poder. Y esto no es una declaración de intenciones que queda muy bonito en un discurso, sino una actitud irrenunciable. Incluso cuando significa jugarse la vida por defender a los más débiles, por ser fiel al mensaje de Jesús, como al final hizo Santiago.

lunes, 17 de julio de 2017

Domingo XVI del tiempo ordinario, ciclo A - Mt 13,24-43

Seguimos con las parábolas del capítulo 13 del evangelio de Mateo. En las parábolas de este domingo dos de ellas continúan con el tema de la siembra y la tercera habla de una mujer que amasa harina con levadura. Jesús es un gran pedagogo y sus enseñanzas van dirigidas a mujeres y a hombres y, por eso, utiliza ejemplos en sus parábolas con  las que sus interlocutores se puedan sentir identificados.

Las tres comienzan con la misma frase: «El reino de los cielos se parece…» Jesús nos quiere hablar de cómo es este Reino que ya ha comenzado aquí, pero que alcanzará su plenitud en el futuro. 

Nos propone no hacer juicios precipitados sobre los miembros de la comunidad o de la sociedad en general, de no caer en la tentación de condenar tan alegremente como con frecuencia hacemos: «Al arrancar la cizaña, podríais arrancar también el trigo. Dejadlos crecer juntos hasta la siega». Ese reino de los cielos también «se asemeja a un grano de mostaza», primero muy pequeño, pero después se convierte en un gran arbusto (no un gran árbol como eran los cedros del Líbano), donde «vienen los pájaros a anidar en sus ramas», donde todos y todas pueden cobijarse, sentirse acogidos. Pero, al mismo tiempo, se parece a la levadura que una mujer amasa con tres medidas de harina (una cantidad muy exagerada, equivalente a 40 Kg.); la buena noticia del Reino, aunque parezca casi invisible o insignificante es capaz de transformar el mundo, la sociedad, el corazón de las personas.

lunes, 10 de julio de 2017

Domingo XV del tiempo ordinario, ciclo A - Mt 13,1-23

El evangelio de este domingo nos habla, a través de una parábola de Jesús, de la acogida de la Palabra de Dios, de cómo dicha palabra fructifica según la actitud personal y la recepción de ella en lo más íntimo de la persona.

Las actitudes ante el anuncio del mensaje de Jesús son diversas y no tan diferentes de las actuales. Los que escuchan la Palabra y no entienden ni quieren entender, tienen otras preocupaciones, tienen el corazón puesto en otras cosas: “es interesante el mensaje de Jesús, pero yo no tengo tiempo ahora para dedicarme a esas cosas, no quiero complicarme la vida”. También está el que la recibe con alegría, pero «no tiene raíces», no tienen consistencia sus decisiones, le falta criterio, ante cualquier dificultad abandona, le falta amor. Junto a estas dos hay una tercera postura negativa, la de aquel que pone delante del amor a Dios y a los demás su situación o anhelo de riquezas, de poder; actitud que asfixia, ahoga la buena noticia de Jesús.

Pero otro mundo es posible; la «tierra buena» existe. La Palabra de Dios puede fructificar y fructifica, incluso en algunos casos el ciento por uno, aunque humanamente pueda parecer imposible.

Hemos de “empaparnos” de la Palabra de Dios, para que dé fruto, para que nuestra vida y la de nuestro entorno cambien, según el plan amoroso de Dios.

lunes, 3 de julio de 2017

Domingo XIV del tiempo ordinario, ciclo A - Mt 11,25-30

El Dios de Jesús es el Dios de los sencillos y no el de «los sabios y entendidos». Y no es que Dios-Padre no ame a todos sus hijos e hijas, pero sí tiene una especial predilección por los pequeños, los necesitados, los pobres… Y no soporta a los prepotentes, a los poderosos, a los creen saberlo todo y tienen respuestas para todo. Y esto es un motivo para dar gracias, como lo hace Jesús. Sólo los primeros están en disposición de reconocer la revelación del Padre que trae Jesús, sólo a ellos se lo quiere revelar.

El seguimiento de Jesús, el ser su discípulo/a supone una actitud de humildad, de sencillez, también de indigencia de medios. Lo que aparentemente puedan parecer carencias, en realidad, bien entendido, significa ponerse en las manos de Dios, confiar en Él. No es una negación del necesario progreso, sino confiar más en la providencia divina y no desesperar cuando no se llega. Y, más aún, percibir como un don de Dios la sencillez y pobreza de recursos.

Y en la misma línea de sencillez está la siguiente afirmación de Jesús, en el evangelio de hoy: «Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré». En él encontramos el bálsamo aliviante, el descanso de nuestros cansancios, agobios, dificultades…

jueves, 29 de junio de 2017

Domingo XIII del tiempo ordinario, ciclo A - Mt 10,37-42

El seguimiento de Jesús es radical, no admite componendas. No se identifica con extremismos, radicalismos o fundamentalismos. Pero sí exige exclusividad. Es un amor primordial pero, al mismo tiempo, nos enseña a amar a los demás. El auténtico seguidor de Jesús ama de verdad, con intensidad, con preocupación exquisita por el otro, porque su amor está fundamentado en Jesús, en cómo ama Jesús. Aunque sabe priorizar.

Este seguimiento implica aceptar la cruz, las dificultades de la vida, también las que podemos padecer por ser fieles a la Buena noticia de Jesús. Pero la perspectiva de la cruz de Cristo nos introduce en una perspectiva nueva, esperanzada: el dolor, el mal, la muerte no tienen la última palabra. La resurrección de Jesús nos muestra que los planes de Dios son siempre una apuesta por la vida, por la felicidad, por la esperanza. También en nuestra existencia personal y comunitaria.

Y es que Jesús se identifica con nosotros, con cada ser humano… Y quiere que acojamos a cada ser humano como si lo hiciéramos con Él, incluso en los gestos de amor más sencillos: «Quien dé a beber un vaso de agua fresca a uno de estos pequeños por su condición de discípulo, os aseguro que no quedará sin recompensa» (Mt 10,42).

lunes, 26 de junio de 2017

Santos Pedro y Pablo, apóstoles - Mt 16,13-19

Celebramos la fiesta de las dos grandes columnas de la Iglesia, san Pedro y san Pablo. La primera y la segunda lectura sitúan a estos dos personajes en la cárcel, encadenados a causa del testimonio del evangelio de Jesús. En el evangelio, después de la promesa de edificar la Iglesia sobre la piedra de Pedro, Jesús afirma que «el poder del infierno no la derrotará».

Tanto Pedro como Pablo viven la esperanza, la confianza en las palabras del Señor. Saben que es posible que pierdan su libertad, incluso su vida por dar testimonio de la verdad. Pero, están convencidos que la victoria definitiva será de la verdad, del mensaje de Jesús, del evangelio. Han gastado sus esfuerzos y toda su existencia en hacer presente la «Buena noticia» de Jesús, en predicar y comunicar con su vida la salvación de Dios, en comunicar que Dios ama a todos los hombres y a todas las mujeres de forma paternal, maternal, entrañable…, y que cada ser humano, por consiguiente, ha de ver en el otro a su hermano, a su hermana.

Han puesto el listón muy alto. Para ellos el seguir a Jesús no ha sido algo sociológico o por costumbre; han comprometido toda su existencia, porque se han fiado de la Palabra de Jesús, porque Jesús no es para ellos sólo un personaje importante, es lo definitivo, alguien por quien vale la pena darlo todo.  

lunes, 19 de junio de 2017

Domingo XII del tiempo ordinario, ciclo A - Mt 10,26-33

En el evangelio de este domingo, Jesús repite en cuatro ocasiones: «no tengáis miedo». ¿A qué se debe tanta insistencia en el tema del miedo? Antes, en la primera lectura, el profeta Jeremías declaraba porqué él no temía a los que acechaban contra su vida: «el Señor está conmigo». Jesús también nos recordará que Dios Padre –un Padre todo amor– está de nuestra parte.

No siempre es fácil el testimonio cristiano, sobre todo para algunos hermanos y hermanas nuestros en países donde no hay libertad religiosa. Pero nosotros también, en alguna ocasión, tenemos ciertas dificultades: «no está de moda el ser cristiano». Es en esos momentos cuando hemos de tener en cuenta el mensaje de este texto evangélico: «no tengáis miedo».

No podemos disimular o reducir el mensaje de Jesús, la «Buena noticia» del Reino por temor. Hemos de «pregonadlo desde la azotea» si es necesario. Nuestra vida debe responder a la llamada de la Palabra de Dios. Toda nuestra existencia debe traslucir este mensaje de vida y hemos de estar dispuestos a hacer un anuncio explícito del mismo, cuando la situación lo requiera. Jesús, en mi vida, es lo definitivo, lo que da sentido a todo.

martes, 13 de junio de 2017

Santísimo Cuerpo y Sangre de Cristo - Jn 6,51-58

Las lecturas de la festividad de este domingo nos hablan de alimento, de pan, de bebida, de verdadera comida… Pero todas ellas tienen presente una realidad más profunda que el simple significado material de estas palabras. Las del Antiguo Testamento (primera lectura y salmo responsorial) relacionan el pan con la Palabra de Dios, y cómo ésta es el único alimento que sacia de verdad el «hambre y la sed» de sentido que anida en el corazón humano. La primera carta a los Corintios (segunda lectura) y el evangelio nos sugieren el tema de la Eucaristía, la presencia real de Jesucristo en el pan y en el vino eucarísticos.

Pablo recordará que este pan y este vino nos posibilitan el entrar en «comunión» con el cuerpo y con la sangre de Cristo; pero también con la comunidad eclesial convocada para comer «todos del mismo pan». Y el evangelio añadirá que esta comunión es prenda de eternidad, de vida sin fin. 

De tal forma que la invitación de la liturgia de hoy, a través de las lecturas bíblicas, es triple: nos insta a llenarnos de la Palabra de Dios, fuente de sentido para la vida; a participar de la Eucaristía con la conciencia que es manantial inagotable de eternidad y, la tercera, es una consecuencia práctica, a construir la unidad, bajo el fundamento de las dos realidades anteriores.

martes, 6 de junio de 2017

Solemnidad de la Santísima Trinidad - Jn 3,16-18

«Tres personas distintas y un solo Dios verdadero»: así define la Iglesia la relación entre el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Pero, ¿qué me dice a mí, una persona del siglo XXI esta verdad tan complicada de entender?

Los textos de las lecturas de este domingo nos hablan de un «Dios compasivo y misericordioso» (primera lectura); un «Dios del amor y de la paz» (segunda lectura); un Dios que tanto nos ha amado que ha entregado a su Hijo único, por nuestra salvación (evangelio). La respuesta, lógicamente, está en la Palabra de Dios: Dios se define por ser amor, un amor activo, un amor sin límites, un amor entrañable, un amor incondicional…

La Trinidad divina es esencialmente amor. Amor donde está presente la diversidad: tres personas distintas; pero amor que une hasta el imposible, desde la perspectiva humana: un solo Dios.

Esta realidad tan sublime invita a la comunidad eclesial a experimentarla en la medida de sus posibilidades: es posible vivir la unidad profunda, en la Iglesia y en la sociedad; sin confundirla nunca con la uniformidad. Nuestras diferencias han de enriquecernos, no ser motivo de conflictos. Pero esta unidad que respeta siempre al otro, a la otra, sólo puede nacer del amor, a imagen del Dios trinitario.

lunes, 29 de mayo de 2017

Domingo de Pentecostés, ciclo A - Jn 20,19-23

Cenáculo, Jerusalén
Tanto el libro de los Hechos de los apóstoles (primera lectura) como el evangelio de hoy nos muestran a la primera comunidad de seguidores de Jesús como un grupo de gente con miedo: encerrados y temerosos. Un acontecimiento nuevo va a cambiar esencialmente la situación. La venida del Espíritu Santo convertirá el miedo en paz, en alegría, en generosidad en el perdón, en osadía en la predicación, en la utilización de un lenguaje por todos comprensible… Es la respuesta de Jesús a su promesa de no dejarles nunca solos.

Pentecostés es un grito de esperanza, de unidad, de sana audacia. El Espíritu reparte sus dones –también hoy– para el bien común: de la comunidad eclesial y de la sociedad en general (cf. segunda lectura). Todos y cada uno/a estamos llamados a participar de este festival del Espíritu. 

No podemos eludir esta llamada personal y, sobre todo, eclesial de poner todos nuestros dones –por el hecho de ser dones, recibidos – a trabajar, abandonando miedos que ya no tienen sentido. El evangelio de Jesús es «Buena Noticia» para la Humanidad, para todos. Su mensaje, su manera de entender las relaciones humanas y la relación con Dios es lo mejor que le puede pasar al mundo. Y no estamos solos en esta tarea.

martes, 23 de mayo de 2017

Ascensión del Señor, ciclo A - Mt 28,16-20

Lugar de la Ascensión, Jerusalén
Este domingo celebramos la «Ascensión del Señor», el día en que Jesucristo, después de resucitar, asciende al cielo y se sienta a la derecha del Padre (segunda lectura). Pero los discípulos no quedan solos, no permanecerán huérfanos, serán «bautizados con Espíritu Santo» (primera lectura), que les dará fuerzas para predicar la «Buena Noticia» del Reino «hasta los confines del mundo». Más aún, les promete, el mismo Jesús, que no les abandonará nunca, que estará con ellos «todos los días, hasta el fin del mundo» (evangelio).

Esta festividad nos recuerda que la misión que inició Jesús la ha de continuar la comunidad eclesial, cada uno de sus discípulos y discípulas se ha de sentir implicado. La tarea es ingente. Otro mundo es posible, donde cada ser humano sea respetado por lo que es y no por lo que tiene; donde toda mujer y todo hombre consideren a su prójimo su hermana o su hermano, hijos de un único Padre. La tarea de la evangelización no ha concluido: queda mucho trabajo por realizar. 

Es verdad que no siempre estamos por la labor, que nos quedamos «plantados mirando al cielo», pero sabemos que Él no nos fallará nunca y nos ayudará a salir de nuestra apatía o desesperanza: se ha quedado con nosotros…, para siempre.

martes, 16 de mayo de 2017

Domingo VI de Pascua - Jn 14,15-21

En el evangelio de este domingo encontramos unidas dos realidades que con frecuencia parecen enfrentadas: el amor y el cumplir unos preceptos. Pero la oposición sólo es aparente: quien ama siempre está dispuesto a hacer lo que complace a la persona amada, y más si es algo bueno para los dos. Los mandamientos de Jesús no son unos preceptos arbitrarios o injustos. Son las indicaciones del camino para llegar al Padre, para que cada persona alcance la plenitud de sus posibilidades humanas. Y Jesús quiere de sus discípulos que se embarquen en ese camino, el único camino de la felicidad plena.

Dios establece con nosotros una relación de amor, Él toma la iniciativa. Dios nos ama de una forma única y personal. Quiere quedarse con nosotros, mejor, en nosotros. Jesús no nos quiere dejar solos, por eso pide al Padre, que nos envíe «otro Defensor», Alguien que interceda por nosotros constantemente, como ya lo hace el mismo Jesús, por eso habla de «otro», porque Él ya lo es. Nos ama con una intensidad excepcional. 

Esta correspondencia de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo con el cristiano y la cristiana, con la comunidad eclesial, es una relación que afecta a todos nuestros criterios y valores, es una forma nueva de conocer, de amar, de vivir.

lunes, 8 de mayo de 2017

Domingo V de Pascua - Jn 14,1-12

Jesús invita a sus discípulos –en el evangelio de este domingo– a creer en Dios Padre y en Jesús. Nuestra fe se caracteriza por fiarnos de Jesús: Él es nuestro «horizonte de comprensión».

Más aún, Jesús es «el camino, y la verdad, y la vida». No es sólo el guía que nos muestra cómo llegar al Padre, cómo participar de la salvación que Dios nos ofrece, cómo hacer que nuestra vida tenga sentido. Él es el camino de la verdad y de la vida: el camino que nos lleva a la única verdad integral (no medias mentiras o verdades a medias), el único que satisface nuestras inquietudes y esperanzas, porque exclusivamente en Él, «el camino» (no un camino cualquiera), encontramos la vida, la vida en plenitud. El evangelista subraya que el camino hacia Dios pasa por Jesús.

Pero el creer en Jesús, el ser su discípulo o discípula, significa adecuar mi existencia y mis criterios a los de Jesús: «Os lo aseguro: el que cree en mí, también él hará las obras que yo hago». La respuesta de fe implica entrar en la dinámica de la vida de Jesús, en su forma de vivir, de actuar, de predicar… Comporta comprometernos en la construcción del Reino de Dios ya aquí, «como piedras vivas» (segunda lectura), sin desánimos ni pesimismos. Las cosas pueden cambiar; yo tengo mi parte de responsabilidad en construir un mundo más justo, más solidario, más fraternal, que responda al plan original de Dios.

martes, 2 de mayo de 2017

Domingo IV de Pascua - Jn 10,1-10

Jesús no es un pastor de «borregos» sin capacidad de pensar y que siguen a alguien de forma mecánica: «¿dónde va Vicente?, donde va la gente». Jesús es el buen pastor que conoce y respeta a cada una de las ovejas de su rebaño; las conoce personalmente y por eso llama a «cada una por su nombre». Y estas ovejas siguen a Jesús de una forma consciente y libre, de manera que «no reconocen la voz de los extraños»

Más aún, Él es «la puerta», donde las ovejas encontrarán la salvación, la respuesta a todos sus anhelos y esperanzas. Y podrán «entrar y salir libremente», no condicionadas o manipuladas por nada ni por nadie; pero allí «encontrarán pastos» para saciarse. Y es que Jesús quiere que «tengan vida y la tengan en abundancia».

El símil es fácil de entender, de aplicar. La narración del evangelio está manifestando cómo Jesús muestra el camino de la fe, al que estamos invitados todos y todas, un camino de libertad, donde la persona se siente valorada por sí misma, por lo que es, reconocida individual, personalmente, y encuentra la plenitud de sus aspiraciones más profundas. Pero hay otras «ofertas», con frecuencia tentadoras, pero que no dan vida.

lunes, 24 de abril de 2017

Domingo III de Pascua - Lc 24,13-35

Este domingo escucharemos una de las páginas más hermosas del evangelio. Tres personajes sobresalen en la narración: Jesús, Cleofás (uno de los dos discípulos de Emaús) y otro personaje del que no se indica el nombre (¿María, la esposa de Cleofás?). Los dos discípulos que caminan hacia Emaús vuelven de Jerusalén cabizbajos, decepcionados, apenados, desesperanzados… Y se encuentran con Jesús, pero no lo reconocen.

Jesús les descubre las Escrituras, les muestra cómo la Palabra de Dios preanuncia al Mesías y la suerte que le tocará vivir: su pasión y muerte, pero también su triunfo sobre la muerte, su resurrección. Ellos, al llegar a su destino, acogen a este forastero que les acompaña, para que no siga de camino sin luz del día o encuentre problemas dónde pasar la noche: sin saberlo están dando cobijo a Jesús. Y sentados a la mesa lo reconocen en la «fracción del pan». Jesús desaparece y ellos vuelven a Jerusalén, desandando su recorrido, para anunciar a la comunidad el gozo inmenso de la resurrección de Jesús y de la forma cómo lo han reconocido. 

La narración es una auténtica catequesis eucarística: arde el corazón de ellos escuchando la Palabra de Dios, lo reconocen en la «fracción del pan» (uno de los nombres con los que se denomina a la Eucaristía en el Nuevo Testamento), pero antes han practicado la hospitalidad, el amor desinteresado con quien lo necesita, y ese alguien resulta que es Jesús. Y, como consecuencia, la necesidad de proclamar la «buena noticia» de la resurrección, olvidándose incluso de las dificultades, como podría ser el caminar ya anochecido.

martes, 18 de abril de 2017

Domingo II de Pascua - Jn 20,19-31

El tema de la paz es una constante en el evangelio de este segundo domingo de Pascua. Jesús comunica en tres ocasiones la paz a sus discípulos: «Paz a vosotros». Y junto a esta paz singular que trae Jesús están la fe («dichosos los que crean sin haber visto»), el perdón amoroso («a quienes perdonéis los pecados les quedan perdonados») y la alegría plena («se llenaron de alegría al ver al Señor»). Constituyen todo un elenco de dones que Jesús da gratuitamente a todo aquel o aquella que participa del regalo de su resurrección. Dones que son más preciosos que el oro, como afirmará el autor de la primera carta de Pedro, referido a la fe (segunda lectura), pero que se puede hacer extensivo al resto de dones. No sé hasta qué punto somos conscientes de esta realidad y la gozamos personal y, sobre todo, comunitariamente.

La primera lectura, de los Hechos de los apóstoles, nos narra lo que ha significado la vivencia de estas realidades en la primera comunidad cristiana. Se ha traducido en testimonio ante el mundo de unidad, de compartir, de alegría, de oración, de participación en la Eucaristía, de escucha atenta de la Palabra de Dios…

Toda la liturgia de este día nos invita a vivir con intensidad esta misma experiencia. ¡Vale la pena!

viernes, 14 de abril de 2017

Domingo de Pascua de Resurrección - Jn 20,1-9

Hoy es día de inmensa alegría en la comunidad cristiana: ¡Cristo ha resucitado!, ¡verdaderamente ha resucitado el Señor!

El primer testimonio de la resurrección lo reciben las mujeres, ocupando un lugar privilegiado María Magdalena (evangelio de la Vigilia Pascual). El anuncio tiene una recomendación: «No tengáis miedo», y contagia una actitud: «llenas de alegría, corrieron a anunciarlo» La fe les hace descubrir, constatar esta nueva realidad: la resurrección de Jesús. El miedo sería la actitud contraria a esta fe; el miedo paraliza, no permite dar la respuesta de fe adecuada. La fe de estas mujeres se traduce en una inmensa alegría, un gozo que les empuja a anunciar esta buena nueva.

La resurrección de Jesús implica que Dios Padre ha refrendado su vida y su predicación. Este nueva realidad exige de sus seguidores y seguidoras una nueva actitud, una «vida nueva» (epístola de la Vigilia), morir a la «esclavitud del pecado», romper con todo aquello que significa egoísmo, hedonismo, odio, violencia, acepción de personas, crítica destructiva, discordias, rivalidades, divisiones etc., y vivir según el Espíritu de Jesús: amor fraternal a todo ser humano, gozo, paz, paciencia, benevolencia, bondad, fidelidad, dulzura en el trato, dominio de uno mismo (cf. Gal 2,19-23).

jueves, 13 de abril de 2017

Viernes santo - Jn 18,1-19,42

El «viernes santo» constituye el cenit de los acontecimientos de los que hacemos memoria en estos intensos días litúrgicos. La vida y la predicación de Jesús culminan en una muerte ignominiosa, padeciendo –como nos recuerda la carta a los Hebreos (segunda lectura)– angustia, sufrimiento, soledad… Incluso Pedro, el primero en el grupo de los «Doce», niega el conocerlo; todos sus amigos y seguidores han desaparecido de la escena. La muerte en cruz es el desenlace previsible para una vida que pone en entredicho muchas actitudes aparentemente religiosas. Jesús resultaba incómodo.
           
Jesús entrega, desde la cruz, su espíritu al Padre, confiado en que sólo Dios puede sacar una victoria de un dramático fracaso. Y desde la cruz nos confía, a todos los discípulos, a todos los seres humanos –en la figura del discípulo amado– a su madre, a María.

Esperamos serenos la resurrección del Señor. Queremos aceptar todo lo que significa el mensaje de Jesús, también todo lo que tiene de dificultad, de sufrimiento, de exigencia… Confiamos en que la voluntad de Dios, que Él vivió y predicó, es lo mejor para la Humanidad, para la comunidad eclesial, para mí. Y estoy dispuesto a empeñar toda mi existencia, aún a riesgo de incomprensiones y…, en vivir los valores del Reino, en convertir el seguimiento de Jesús y su mensaje en mi «horizonte de comprensión»

lunes, 10 de abril de 2017

Jueves santo - Jn 13,1-5

Los acontecimientos de la primera «semana santa» transcurren en un contexto pascual, la celebración de la liberación del pueblo de Israel de la esclavitud (primera lectura): la Pascua judía. 

Jesús inaugurará una nueva Pascua, en la que la liberación de toda esclavitud, del mal, del pecado será definitiva y universal. E igual que el acontecimiento pascual judío es conmemorado con una cena familiar, en un entorno cúltico, la muerte y resurrección de Jesús es actualizado alrededor de una mesa (segunda lectura y evangelio), en cada eucaristía.

La última cena de Jesús con sus discípulos es vivida en la comunidad eclesial cada vez que nos reunimos como hermanos, hijos del mismo Padre, en la Eucaristía.

La narración del evangelio de este jueves santo nos facilita las pistas de las actitudes necesarias para participar plenamente del encuentro fraternal que es la celebración de la «Cena del Señor»: amor y servicio. El amor de Jesús llega «hasta el extremo», hasta dar la vida por nosotros; pero también hasta el extremo de ponerse a servir, a «lavarnos los pies», él que es «el Maestro y el Señor».

No tenemos excusa para no tomarnos en serio la actitud de Jesús, proceder que necesariamente ha de ser la de cada discípulo y cada discípula suyos: «os he dado ejemplo para que lo que yo he hecho con vosotros, vosotros también lo hagáis».

viernes, 31 de marzo de 2017

Domingo de Ramos en la Pasión del Señor - Mt 26,14-27,66

El domingo de Ramos anticipa litúrgicamente los acontecimientos que se desarrollarán a lo largo de la Semana Santa que comienza: anuncia el desenlace trágico de la vida de Jesús. Preludia un final, no obstante, que no acaba con la muerte, «una muerte de cruz», como subraya la carta a los Filipenses (segunda lectura), sino con la resurrección, con la exaltación de Jesús, al que se le concede el «Nombre-sobre-todo-nombre».

Es un final, desde el punto de vista humano, cargado de traición: «Al que yo bese, ése es; detenedlo»; pero con una respuesta de Jesús de amor: «Amigo, ¿a qué vienes?». Su muerte responde a la forma en que vivió. Su máxima fue la fidelidad a la voluntad de Dios-Padre y el amor a cada ser humano, hijo e hija de este Padre. Precisamente, por esto, muere poniéndose en las manos del Padre, desde la experiencia sensible de la ausencia de Dios, como lo prueba la oración del salmo 22 (21) (salmo responsorial) que el evangelista pone en boca de Jesús: «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?», pero consciente de que el Padre puede cambiar la muerte en vida, el mal en bien. Será en la cruz donde lo reconocerán, lo reconoceremos como el Hijo de Dios: «Realmente éste era el Hijo de Dios».

martes, 28 de marzo de 2017

Domingo V de Cuaresma, ciclo A - Jn 11,1-45

Iglesia de Marta, María y Lázaro - Betania
Jesús es la «resurrección y la vida»: ésta es la idea que sobresale del evangelio de este domingo. El Dios de Jesús es el Dios de la vida. Y esta vida se manifiesta en Jesús a través de sus gestos y de sus palabras. Jesús amaba a Marta, a María, a Lázaro...; nos ama a cada uno de nosotros personalmente. Es capaz de emocionarse y de llorar ante la desgracia humana: nos muestra el rostro humano del Dios de la vida. Y es capaz de transformar, como enviado del Padre, el mal en bien, el pecado en bondad, la muerte en vida.

Pero la acción gratuita de Dios, manifestada en Jesús, reclama una respuesta generosa humana. Marta, la hermana de Lázaro, responde desde la fe, desde la esperanza, desde el amor: se fía de Jesús. Pero estas actitudes las vive de una forma activa: sale al encuentro de Jesús, tiene un diálogo sincero y confiado con Él, lo comunica a su hermana. María, la otra hermana, cuando se entera que está Jesús y la llama, sale corriendo a su encuentro y se hecha a los pies del Maestro, compartiendo con Él su dolor y su confianza.

Jesús libera a Lázaro de las ataduras de la muerte; nos libera de toda esclavitud que nos oprime, nos atenaza, no nos deja vivir. En Él tenemos la esperanza de que el mal, el pecado, la muerte no tienen la última palabra.

jueves, 23 de marzo de 2017

Domingo IV de Cuaresma, ciclo A - Jn 9,1-41

Juan nos presenta, en el evangelio de este domingo, un relato de milagro o mejor, cómo él prefiere denominarlo, de «signo» de una realidad más profunda. Cada uno de los personajes de la narración es fácil identificarlo con diferentes actitudes en la comunidad eclesial o en relación de dicha comunidad con el exterior.

Jesús es el protagonista principal: Él es la luz, capaz de iluminar la oscuridad y la ceguera de los seres humanos. Él es la respuesta a las diversas preguntas que se hacen los hombres y las mujeres sobre el sentido de la existencia. Pero sólo desde una disposición de apertura al don de Dios, de sencillez, de pobreza (en el sentido de sentirse necesitado, en contraposición a la autosuficiencia) es posible captar, recibir, salir de la ceguera del pecado, del mal y ver la luz.

Los fariseos representan en el relato la cerrazón, la ceguera, la imposibilidad de ver, porque no están ni siquiera dispuestos a reconocer su necesidad de luz. Los discípulos, por su parte, no entienden, pero preguntan, buscan..., y serán espectadores privilegiados de la acción de Dios, a través de Jesús. Los padres del ciego personifican la actitud de cobardía, de miedo a complicarse la vida; han visto el cambio radical acaecido en su hijo, pero no son capaces de testimoniarlo públicamente. El ciego que recobra la vista participa de todo un camino de conversión: es curado de su ceguera física y, más importante, de la ceguera espiritual. Él acaba reconociendo a Jesús como Señor, aunque ello le acarrea insultos y marginación; pero ha descubierto la Luz.

lunes, 20 de marzo de 2017

La Anunciación del Señor - Lc 1,26-38


Dentro de nueve meses volveremos a celebrar la Navidad, el nacimiento de Jesús, el Hijo de Dios y, al mismo tiempo, el hijo de María. Esto es lo que anticipamos en la fiesta de la Anunciación del Señor.

De la misma forma que la carta a los Hebreos (segunda lectura) y el salmo de hoy nos recuerdan una actitud de Jesús, y anteriormente del salmista, de entrega incondicional a la voluntad divina, «aquí estoy, oh Dios, para hacer tu voluntad», también se puede aplicar a María, que entendió toda su existencia como una entrega libre y amorosa a la voluntad de Dios: «Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.»

La actitud del discípulo y de la discípula de Jesús –María fue la primera– está en la misma línea, conscientes de que el plan amoroso de Dios para la Humanidad es lo mejor que nos puede pasar. Y, por consiguiente, he de poner todo mi empeño, toda mi vida, todo mi obrar en comenzar a construir ya aquí y ahora el reino de Dios («venga a nosotros tu reino», aún conscientes de que no será en este mundo donde alcanzará su plenitud, pero sí se inicia; en el empeño de que cada hombre y cada mujer reconozca en el otro su hermano y su hermana; en que sea respetada la dignidad de toda persona humana…

martes, 14 de marzo de 2017

Domingo III de Cuaresma, ciclo A - Jn 4,5-42

La narración del evangelio de este domingo transcurre en un escenario no habitual, en un pueblo de Samaria. Además de Jesús, el personaje principal en la escena no son los discípulos sino una mujer. Jesús, saltándose los convencionalismos de la época, conversa  distendidamente con ella. Es una mujer, además extranjera (samaritana) y con un historial moral mal visto, lo que la hace una interlocutora inadecuada para cualquier judío. Pero la «Buena Nueva» de Jesús no sabe de convencionalismos ni se detiene ante los límites sociales discriminatorios. A partir de una situación ordinaria, cotidiana le habla del «don de Dios», un don que no conoce las fronteras que hemos inventado los seres humanos y que acoge a todas y a todos sin distinción de sexo, raza, cultura o forma de vida.

Jesús es el «agua viva», capaz de saciar, para siempre, la sed del ser humano; no  como otras aguas que sólo quitan la sed momentáneamente (diversiones, placer, poder, dinero, éxito, etc.). Nosotros que hemos experimentado esta realidad (?!) somos invitados a compartir este «agua» con los demás, como lo hizo la mujer samaritana con sus compatriotas: «muchos creyeron en él (en Jesús) por el testimonio que había dado la mujer», porque el don es inmenso, grandioso, no tiene límites.

lunes, 6 de marzo de 2017

Domingo II de Cuaresma, ciclo A - Mt 17,1-9

Basílica de la Transfiguración
La escena de la Transfiguración, del evangelio de este domingo, anticipa la exaltación –la  resurrección– de Jesús, que celebraremos al final de este tiempo litúrgico y hacia donde apunta toda la Cuaresma. Prepara a los discípulos a los acontecimientos difíciles de la pasión y muerte del Maestro, con la confianza cierta de un final esperanzador.

En la escena de la narración, además de Jesús y los tres discípulos, aparecen tres personajes más: Moisés y Elías y Dios-Padre. Toda la Biblia, toda la Palabra de Dios está dando testimonio de Jesús, personificada en Moisés (la Torá, la Ley) y Elías (los Profetas), y el mismo Dios confirma la grandeza del Hijo, con una invitación a escucharlo. 

Invita el pasaje a todos los que lo leen o lo escuchan a estar atentos a la Palabra de Dios, Antiguo (Moisés y Elías) y Nuevo Testamento (Jesús). En ella está la respuesta a nuestros interrogantes, pero también a nuestros miedos, inquietudes, angustias, incomprensiones... La historia del ser humano, la colectiva, pero también la personal, está en las manos de Dios; no hemos de tener miedo. Y, al mismo tiempo, es una llamada a vivir el mensaje de esta Palabra: no podemos quedarnos a hacer «tres tiendas» y eludir nuestra responsabilidad.

miércoles, 1 de marzo de 2017

Domingo I de Cuaresma, ciclo A - Mt 4,1-11

Desierto de Judá
En el evangelio de este domingo Jesús aparece sometido al acoso del tentador. Las tres tentaciones narradas por el evangelista corresponden a situaciones similares vividas por el pueblo de Dios, por Israel. En todas ellas el pueblo escogido sucumbió a la tentación; no así Jesús. La Palabra de Dios es el fundamento donde se apoya para no ceder a las instigaciones. Nos recuerda que Dios no debe ser nunca utilizado para provecho propio, buscando la solución fácil, sin esfuerzo personal, o lo espectacular frente a lo sencillo y cotidiano, o poniendo otras cosas (fama, reconocimiento, dinero, poder, etc.) en el lugar de Dios.

En la lectura asidua de la Palabra de Dios descubrimos una escuela para la vida, unas historias para vivir. Hallamos un Dios grande y poderoso, aunque la expresión que mejor le define es Amor: es grande y poderoso amándonos. En dicha Palabra reconocemos el plan de Dios para la Humanidad, en el que cada ser humano se revela como tal en su dignidad y libertad, pero también en su responsabilidad; sin caer en tentaciones que anulen o mengüen el designio amoroso divino. La tentación nos muestra una realidad atractiva pero engañosa. Sólo el plan de Dios hace al ser humano feliz, sólo éste responde a las expectativas más profundas de la persona.

lunes, 27 de febrero de 2017

Miércoles de ceniza - Mt 6,1-6.16-18

El «miércoles de ceniza» es el inicio de la Cuaresma y el evangelio nos recuerda tres actitudes que han de ilustrar este tiempo fuerte de la liturgia: limosna, oración y penitencia.

A nadie le viene de nuevo esto; lo hemos oído tantas veces: cada Cuaresma lo mismo...

Jesús introduce una novedad en estas prácticas ancestrales: no hacerlas para que nos vean los demás. No sé si hoy «vende» el que nos vean dar una limosna, hacer oración o penitencia. Pero lo que sí estoy seguro es que en casi todas las cosas que hacemos buscamos la aprobación de los demás, la palmadita en el hombro, el reconocimiento social... Jesús dirá de esta forma de actuar: Os aseguro que ya han recibido su paga.

Él nos invita a otro estilo de hacer: una preocupación exquisita por las necesidades del prójimo, es decir, del próximo, porque es mi hermano o mi hermana, hijos del mismo Padre; una penitencia para «ponerme en la piel» de tantos que hacen «penitencia» forzosa cada día; y un diálogo frecuente con Dios que ha de ser necesidad vital de mi existencia: tengo necesidad de salir de mi banalidad, que mi vida transcienda. Esto no tiene nada que ver con buscar el aplauso de los otros.

martes, 21 de febrero de 2017

Domingo VIII del tiempo ordinario, ciclo A - Mt 6,24-34

Con frecuencia oímos hablar de opción fundamental u opciones fundamentales y ésta es una expresión que nos produce un cierto rechazo, angustia o, al menos, desasosiego. Parece que nos gusta más hacer pequeñas elecciones que no nos comprometan demasiado y que podamos variar en cualquier momento. Pero viene Jesús y afirma que hay que elegir y que esta elección ha de ser en profundidad: «No se puede servir a Dios y al dinero» Nos está pidiendo una opción fundamental, en la que no caben componendas.

La opción fundamental no es, de ninguna manera, un atentado a nuestra libertad. Al contrario, demanda el uso de esta facultad hasta las últimas consecuencias. En el fondo no nos gusta demasiado la libertad, por eso nos asustan las opciones fundamentales.

Nuestra opción es por Jesús, por su evangelio, por los valores del Reino. Y esta elección compromete nuestra existencia. Pero, vale la pena; por eso hemos hecho de ella nuestra opción fundamental: «Buscad primeramente el reino de los cielos y el hacer lo que es justo delante de Dios, y todas esas cosas se os darán por añadidura» El resto de cosas son eso: «añadiduras». Hemos hecho la mejor elección posible.